La Terapia familiar se propone un trabajo terapéutico que atañe al sistema como un núcleo social, con el fin de resolver conflictos, mejorar la comunicación y las relaciones entre los miembros de la misma, tales como:

- Problemas matrimoniales (separación y divorcio)

- Promoción en habilidades parentales

- Experiencias traumáticas, pérdida y duelo.