Buscar
  • Bell Escobar S. Psicóloga Clínica

La sensibilidad como camino




La vida es compleja algunas veces, te ahoga y te pone de cabeza. El proceso de existir lejos de ser plano, está lleno de matices, tú escoges los colores.


Entiendo que no quieras crecer, que estés llena de miedos, a mi edad aún tengo miedos, pero aprendí que nos avisan sobre lo que tenemos que sanar. Tú mundo es tú mayor fortaleza, construirlo a veces duele y también nos trae risas y alegrías, lo importante es que sea tuyo, con todas esas mágicas emociones que nos dan la cualidad de Ser humanos.


Te pido perdón por muchas veces dejar de respetar tú proceso, a veces me apuro, veo la solución, intento dártela para que no sientas dolor, pero en el camino te dejo de ver, de ver tus ojos y abrazar lo que sientes. Abrazar esa parte que nos hace aquietarnos y sentirnos, darnos espacio, patalear, llorar, enojarnos y revolcarnos.


Aprendo contigo, aprendo de ti, sigo aprendiendo de la compasión, tú me la muestras, tú corazón es noble y es que el crecimiento es constante.


Siento que te seguiré, ésta vez a mí me toca seguirte y mirarte. Eres mi pequeño tesoro. Viniste a éste mundo a hacernos brillar, a querer ser mejores, despertaste la protección, el cuidado, el Amor.


Definitivamente eres la luz más linda que he visto. Tú la vez en mí y yo la veo en Ti.

#adolescencia #crianzarespetuosa #padresconscientes


26 vistas