Terapias naturales

Las terapias naturales han acompañado a la humanidad desde la época de las cavernas, en la búsqueda de aliviar malestares y dolencias desde su entorno natural inmediato. En las aldeas más primitivas, las prácticas curativas estaban de cargo de aquellas personas que desarrollaban una mayor adaptación y profundo conocimientos sobre el medio, de aquí surgieron los primeros chamanes, quienes a través de la observación y las enseñanza entregadas de generación en generación,  sabían cuales eran los vegetales, minerales y animales para la preparación de infusiones, ungüentos, cataplasmas y las conductas necesarias para restaurar la salud. A medida que se iban adquiriendo mayor conocimiento, desde la propia experiencia, la adaptación del medio y de los sistemas curativos de pueblos vecinos, aumentó el espectro de posibilidades para lograr el bienestar  del ser humano.

 

Los más antiguos conocimientos y fundamentos teóricos sobre la salud de ser humano provienen de grandes culturas, que datan con más de 5.000 años de antigüedad. Entre ellas se destacan la cultura Egipcia, China, Hindú, Griega (lugar donde se desarrollo el conocimiento base de la medicina occidental) entre otras.

 

Todas estas culturas aportaron con una gama de visiones con respecto al ser humano en su totalidad, no solo desde la anatomía física, sino también desde su mente, emociones, alma y espíritu, y su relación en equilibrio con la tierra y el universo.